Blog de Negreaunu y video de su mansión


por Daniel Negreanu

Me divertí mucho este verano. No pude llegar a la línea de meta en ninguno de los 32 eventos que jugué, pero pude cobrar 9 veces por un valor de más de USD$8,5 millones y pude finalizar 6 veces entre los diez mejores. También termino el verano compitiendo por ser el jugador del año de las WSOP por segundo año consecutivo, actualmente en el cuarto lugar, y por tercera vez en mi carrera. Todavía hay 10 eventos que se van a realizar en Australia, y estoy seguro de que allí podré juntar puntos suficientes para ganar el prestigioso título una vez más.

negreanu_wsop_2014_post-thumb-450x299-234676.jpg

Vine a las WSOP 2014 sabiendo claramente qué quería lograr y con mucha confianza en que podría tener un gran verano. Lo único que hice diferente este año fue llevar un diario de las WSOP donde anotaba mis ideas cada día, si bien lo más importante era anotar mi intención para cada día. Participé en una amplia variedad de partidas durante las WSOP, por lo tanto, también anoté algunos puntos estratégicos clave para tener en cuenta antes de sentarme a jugar. Un ejemplo de esto sería lo siguiente:

Omaha 8 or Better

-Aislarme con manos que tengan cartas altas y bajas, como A34K o A2QJ, resubiendo.
-Igualar una apuesta o la ciega grande con manos que jueguen mejor de varias maneras, como A235, KQJT.
-No jugar exageradamente los flops. A menos que tenga una mano monstruo, no involucrarme en guerras de subidas hasta el turn.
-Aparentar manos altas cuando tengo proyectos grandes apostando en el turn y en el river, incluso si pierdo.
-A menos que tenga una pila grande, evitar defender demasiado la ciega grande.

Esas serían las ideas de estrategias que anotaba cada día. Lo que más me gusta de las WSOP es que tenemos la oportunidad de jugar partidas que no sean hold'em sin límite. Disfruto del hold'em sin límite, pero para mí es la variante de poker más aburrida, así que siempre me siento como niño con juguete nuevo durante las WSOP. Lo otro que anotaba era mi INTENCIÓN para ese día. Era algo como esto:

Mi intención del día uno es terminarlo con 100.000 en fichas camino a ganar el evento dentro de dos noches. Las formas de ser que elegiré ser: alegre, concentrado, intenso, humilde, simpático, tranquilo, presente y conectado.

Sé que para muchos de ustedes todo esto suena como tonterías del new age. Hay muchos libros que tratan el tema de tener una intención clara y del poder de la intención. De hecho, leí un libro que se llama justamente así, El Poder de la Intención, del Dr. Wayne Dyer. Creo firmemente en el valor de expresar nuestras intenciones. Yo lo hago en mi diario, en voz alta para mí mismo y a menudo en Twitter, donde me encuentro con algunas burlas que, por suerte, puedo manejar porque no me afectan. No me preocupa que la gente realmente no comprenda lo que hago, porque yo tengo claro lo que quiero lograr y sé lo que funciona para mí.

El concepto me costó bastante, especialmente al principio, porque cometí el típico error de estar pendiente de los resultados. Por ejemplo, si me decía a mí mismo "Mi intención es terminar el día uno con 100.000 en fichas" en la última hora cuando tenía, digamos, 84.000, la presión de llegar a 100.000 me hacía hacer tonterías. Me arriesgaba con la esperanza de llegar a 100.000 al final del día y cumplir mi intención.

Hay una gran diferencia entre establecer un objetivo y tener una intención clara. Ponerte objetivos sobre cuántas fichas debes tener en cada nivel puede ser problemático, pero tener una intención de lo que te gustaría tener puede ser realmente beneficioso. Hoy estoy completamente desvinculado del resultado. Cuando me fijo una intención y la digo en voz alta, esencialmente me estoy diciendo lo que me gustaría que suceda en mi día. Esto no solo se relaciona con el poker, se relaciona con todos los aspectos de la vida. Yo creo que tener en claro POR QUÉ estás haciendo algo y QUÉ quieres crear ayuda a evitar vivir una vida en la que tan solo actúas de manera rutinaria sin tener una visión clara o un verdadero propósito de lo que quieres lograr. Siempre he sido una persona muy orientada a lograr objetivos y soy más feliz cuando intento conseguir algo o crear algo en mi vida. Ya sea un objetivo de salud o de entrenamiento físico, una meta profesional, o, incluso, un objetivo humanitario, vivo una vida más plena cuando tengo claro mi propósito y por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo.

Esto es tan solo una sugerencia, pero me parece que vale la pena levantarse por la mañana y hacerse la pregunta: ¿cuál es mi propósito de hoy? ¿Qué estoy intentando crear? ¿De qué manera voy a marcar una diferencia? ¿Para quién voy a marcar una diferencia? Respondo estas preguntas en mi diario por escrito todos los días. Por supuesto que no siempre logro todo lo que quiero hacer, pero me despierto y empiezo mi día teniendo en claro qué quiero conseguir. ¡Hay que aprovechar cada día!

Los dejo con un video de mi casa en Las Vegas.



Daniel Negreanu es miembro del Equipo PokerStars Pro

Cobertura del Torneo en Vivo

Archivo