Humberto Brenes Blog: Mi primer cobro en las WSOP

Recuerdo la primera vez que llegué a los puestos premiados en las WSOP.
Fue en el año 1987, y lo recuerdo como si fuera ayer. Fue una experiencia inolvidable.
Vine a Vegas con un grupo de amigos, todos costarricenses, con altas expectativas y todo el entusiasmo y la fuerza que pueda tener un principiante.

Ya había jugado torneos en Las Vegas, pero era la primera vez que jugaba en un evento de las WSOP. Por lo tanto, debería ser muy fácil para ustedes, queridos lectores, adivinar cuán poca experiencia tenía para semejante iniciativa. Sin embargo, me sobrepasaba el deseo de jugar con los grandes jugadores y demostrarles lo que podía lograr.

Decidí jugar dos torneos, un evento de USD$1.000 y el Evento Principal de USD$10.000.

Fue una sabia decisión.

Jugué durante más de ocho horas en ese primer torneo, y luego todo el miedo se esfumó. Había tanto por lo que preocuparse: falta de experiencia, la barrera idiomática, la ansiedad que me hacía actuar fuera de turno. Era lo mismo que cualquiera podría sentir cuando se enfrenta a una situación incómoda.

Cuando llegó el Evento Principal, las cosas habían cambiado. Todo se empezó a ordenar. Me sentía seguro en la mesa. Y además, sabía que me estaban observando. Era un latinoamericano desconocido que compartía la mesa con jugadores como Doyle Brunson, Berry Johnson, Johnny Moss, Stu Ungar, Johnny Chan y muchos otros más.
Todo eso junto desembocó en lo que sucedió después.

Ocho horas en el Evento Principal, y yo prácticamente había duplicado mi pila. Yo tenía una de las dos pilas más importantes de la mesa, y ambos estábamos dominando.
Mi oponente, que tenía la otra pila grande, subió en posición intermedia. Había estado haciendo esto bastante. Yo era la ciega pequeña y tenía un par de sietes.

Lo pensé un momento y decidí igualar. El flop mostró 4 - 4 - 6. Como me tocaba actuar, tomé la iniciativa y aposté casi la mitad del pozo. Era, aproximadamente, el 15 % de mi pila. Mi oponente igualó la apuesta.

El turn trajo otro cuatro. Mi oponente era un buen jugador, y comencé a pensar, quizá por mi falta de experiencia, que había grandes posibilidades de que yo estuviera por detrás en la mano. Aun así, aposté otro 30 % de mi pila. Quedé entre sorprendido y desesperado cuando me igualaron de nuevo.

humberto_brenes_wsop_first_cash.jpg

Me dije, "Perdí".

El river... ay, el river. Fue el cuarto cuatro.

Miré a mi oponente y vi algo. Sentí cómo comenzaba a tensionarse. No quería renunciar al pozo, así que fui all-in.

Mi oponente se detuvo y pensó durante algunos minutos. Luego comenzó a hablar.
"Sabía que tenías as-rey", dijo. Me miraba fijamente y se repetía a sí mismo. "Sabía que venías con un as-rey".

Levantó dos reinas y me las mostró, y luego golpeó la mesa.
"Qué river espantoso", dijo.

Mientras tanto, yo estaba sentado fumando. (Dejé el hábito hace 20 años).
Así que levantó sus reinas y se las mostró a toda la mesa. Las expuso diciendo "¡Yo sé que tienes as-rey!".

Respondí que sí tenía un as...

Y luego mostré el par de sietes que tenía en la mano.

Todos, incluido mi oponente, se quedaron mirando la mesa asombrados.

Doyle Brunson estaba parado detrás de mí y dijo algo como "Qué buena jugada".
Fue la primera vez que un jugador profesional me habló. No puedo explicarles, queridos lectores, la incontenible sensación de orgullo y satisfacción que tuve en ese momento. Fue sencillamente indescriptible. Hasta el día de hoy, tengo una amistad cordial con Doyle.

Ocupé el 14º puesto ese año. Desde entonces, he obtenido premios en eventos de las WSOP más de 70 veces. Mi objetivo en esta WSOP era llegar cinco veces a puestos premiados. Ya he obtenido premios en cuatro eventos este año. Espero poder conseguir el quinto este año y el tercer brazalete de mi carrera.

Cobertura del Torneo en Vivo

Archivo