Johannes Strassmann, un caballero con un sueño

Por Robin Scherr


Cuando conocí por primera vez a Johannes Strassmann en enero de 2008, en el European Poker Tour en Dortmund, ya se hablaba muy bien de él. Solo seis semanas antes, había terminado noveno en el EPT Praga y se sentía lleno de confianza para jugar el primer EPT de su ciudad. De hecho, usó perfectamente esa confianza y terminó el evento principal con una sólida sexta posición.

Con tan solo 23 años, ese fue el comienzo de un año extraordinario y el inicio de una carrera de poker excepcional, ya que llegó a dos mesas finales más del EPT (Sanremo y Londres), fue nominado Jugador del año del EPT y firmó su primer contrato como miembro del Equipo PokerStars Pro de Alemania.

Esta vida que prometía tanto se vio interrumpida la semana pasada cuando encontraron muerto a Johannes en Ljubljana, Eslovenia. Tenía 29 años.

johannes_strassmann_pokerstars_snowfest.jpg

Johannes Strassmann en la mesa final del EPT Snowfest en 2010

La gran confianza que tenía en su juego no debe confundirse con arrogancia. Si hay algo que no caracterizaba a Johannes era el egocentrismo. En la escena del poker, con jugadores y los medios, se lo consideraba abierto y servicial; un caballero en la mesa de poker. Además, participaba en diferentes proyectos benéficos, como All in 4 Kids.

Y Johannes era una persona que seguía mejorando; demostraba una gran disciplina y ambición. Jugar al poker solamente no era suficiente, y después de algunos años, fundó la escuela de poker Card Coaches con el jugador profesional austriaco Markus Golser. Esto coincidió con la retirada progresiva de Johannes de la gran escena del poker en vivo.
Después de más de dos años, abandonó el proyecto, pero aun así permaneció alejado de la mayoría de los eventos, ya que, en su lugar, decidió concentrarse en su exitoso juego online.

Sin embargo, yo sentía que era una cuestión de tiempo hasta que regresara a la escena en vivo. Había asuntos sin terminar; tenía un sueño que cumplir.
"Quiero ganar un torneo realmente grande y recién allí es posible que deje de jugar al poker", me dijo Johannes en nuestra última reunión hace unas semanas con su habitual risa contagiosa.

Con su talento y su ambición, su pasión y su confianza en sí mismo, ya había cumplido muchos sueños, como la independencia financiera y un estilo de vida de trotamundos. No tengo dudas de que, si hubiera tenido más tiempo, su sueño de ganar un gran título se hubiera hecho realidad.

El hecho de que Johannes no esté más en las mesas de poker y de que no pueda cumplir su sueño es algo que ni mis colegas ni yo podemos comprender. Es una triste realidad.

* Robin Scherr dirige el blog de PokerStars alemán.

Cobertura del Torneo en Vivo

Archivo