Blog de LadyMaCe86: Desempacando recuerdos


Artículo original de Celeste "LadyMace86" Oroná

No soy el tipo de persona a la que le gusta viajar. Aunque me gusta visitar nuevos lugares y conocer otras personas, después de algunos días ya quiero volver a casa. No importa lo caro o lujosos que sea el destino. Después de unos días echo de menos mi modesto apartamento y las cosas mundanas de la vida, como tirarme en el sofá con mis gatos o una buena comida casera. Sin embargo, ir a las Bahamas fue una historia completamente distinta: me quedaría allí para siempre.

Celeste Orona_2015 PCA_HU4Rollz_Giron_8JG9758.jpg

Hay un montón de razones. Era mi primera vez en Bahamas y la primera vez que estaba con la mayoría de mis compañeros del Team Online. Y te voy a decir una cosa: ¡son increíbles! Fue una grata sorpresa ver que algunos de los mejores jugadores de poker del planeta pueden ser tan campechanos, algo que suele ser bastante raro en un deporte como este. Fue una gran experiencia y me ha inspirado para trabajar incluso más duro en mis proyectos y objetivos. Pero hubo otra razón por la que volver a casa no fue la opción más atractiva esta vez. Tan pronto como llegué a casa tuve que empezar a hacer las maletas de nuevo, porque me mudo.

lady_mace_home-thumb-300x534-253079.jpg

Es costumbre decir que mudarse es una de las situaciones más estresantes de la vida tras la muerte de un familiar. Ya me he mudado unas cuantas veces en mi corta vida y, honestamente, no creo que sea tan malo a menos que seas una persona extremadamente desorganizada o acumules toneladas de basura durante años (quizás soy culpable de esto último). Pero la idea de intentar empaquetar tu vida en cajas nunca es agradable, no importa las veces que lo hayas hecho antes. Si contratas una empresa de mudanzas como hice yo, necesitas coordinar un grupo de gente y hay plazos que se deben cumplir. Como jugador de poker no soy una persona demasiado eficiente en ese sentido.

Pero este post no va sobre lo mucho que odio mudar. No hay mal que por bien no venga, y eso fue lo que encontré mientras revisaba una vieja montaña de papeles.

diagram_celeste.jpg

Entre mis notas de la universidad y mis libros encontré mi primera tabla de rangos de apertura. Es tan ridículamente tight y anticuada que me hace sentir vergüenza de mi misma, pero ese pedazo de papel me trajo viejos recuerdos. Tan solo un par de años atrás vivía una doble vida: tenía un trabajo en una empresa importante, pero cuando estaba en casa grindaba en las mesas de micro-stakes para hacer realidad mi sueño pokerístico. No tenía mucho tiempo libre, así que tenía que sacar el mayor partido posible. Imprimí algunos gráficos y artículos de poker para leer en el bus de camino a la oficina. Fue una época de mi vida bastante ajetreada y hubo muchos momentos en los que pensé que era demasiado difícil y no iba a poder conseguirlo, pero estaba muy motivada.

Un trozo de papel es solo eso: un trozo de papel. No significa nada por si solo. Pero tenerlo en mis manos hizo que brotasen un montón de emociones y que esa motivación que una vez tuve se renovase. Me recordó que he tenido que recorrer un largo camino desde donde estaba y todavía queda mucho por andas. Hoy es un nuevo hogar, pero tengo mucha curiosidad por ver qué es lo que vendrá mañana. La clave es tener grandes sueños y trabajar duro.


Cobertura del Torneo en Vivo

Archivo