El día en el que me enfrenté a Rafa Nadal

Vanessa Selbst nos cuenta, en primera persona, cómo fue disputar un mano a mano contra el número uno del tenis mundial. ¿Qué habría pasado si ambos cambiasen las cartas por las raquetas? La propia integrante del Equipo PokerStars Pro nos lo explica.

Artículo original de Vanessa Selbst.

Me gusta el tenis desde que tengo memoria. Comencé jugando cuando tenía unos 10 años y pronto me enganché al deporte. Jugaba en los campamentos de verano e iba a clases durante la semana, participé en los torneos de la USTA y jugué en el equipo de la universidad durante mi época de estudiante. Puedo decir que durante cuatro o cinco años, el tenis fue my mayor hobby. La última vez que participé en un torneo de tenis fue con el equipo del colegio mayor durante mi primer año como novata en el MIT, aunque sigo jugando por placer tanto como puedo. Es bien sabido en el circuito de torneos de poker que donde quiera que esté tendré mis raquetas preparadas para jugar.

No solo juego al tenis, también me gusta seguirlo y verlo. Todo lo que concierne al tenis me fascina: el sonido de la pelota al golpear en la raqueta, el silencio de la multitud, la estrategia que esconde cada golpe y, por supuesto, la anticipación y la emoción de un largo peloteo. Los jugadores de poker profesionales son increíbles y habilidosos atletas y, de entre todos ellos, Rafael Nadal es uno de los mejores de todos los tiempos. Siendo sincera, él es mi mayor héroe deportivo; es un competidor increíble y estoy impresionada con todo lo que es capaz de conseguir. Estuve más que emocionada cuando PokerStars me dijo que iba a jugar con Rafa en un heads-up promocional en Montecarlo.

vanessa_selbst_rafa_nadal_mc-thumb-450x300-228816.jpg

El día del mano a mano estaba súper emocionada. Llegué al Casino de Montecarlo sobre las cuatro de la tarde para encontrarme con que jugaríamos en el Salon de Jeux Privés - una habitación enorme que parece que estás en una sala mitad casino y mitad castillo, con techos como los de una catedral, columnas de bronce, piezas ornamentales y candelabros de cristal. ¡Era increíble! Había un montón de medios alrededor, incluyendo muchos procedentes de los medios más importantes. Esa era con toda probabilidad su primer acto relacionado con el poker, lo cual está guay si lo piensas. Había una zona habilitada para la conferencia de prensa posterior así como una mesa de poker justo detrás.

A pesar del peculiar y majestuoso escenario, el mano a mano solo nos llevó 20 minutos. No hubo demasiada conversación en la mesa puesto que Rafa estaba muy concentrado en el juego; el heads-up era un formato nuevo para él. Sin embargo, tuvimos una pequeña conversación. Le pregunté si creía que podía hacerle algún punto en un hipotético partido de tenis entre ambos. Rápidamente me contestó: "Por supuesto, puedo hacer una doble falta". Pero eso no es cierto - en realidad, sacaría despacito, le pegaría perfecto sin fallar un solo servicio y haría aces constantemente - sería gracioso verlo dándome una palmadita en la espalda.

Al final fue un momento fantástico y Rafa fue afable en la derrota. Me alegro de que nos limitásemos a jugar al tenis en vez de llevar nuestro enfrentamiento a la pista de tenis.

Artículo traducido por PokerStars Blog España

Cobertura del Torneo en Vivo

Archivo